Escríbenos a nuestro mail y cuéntanos tu historia.

historiasdeterror@gmail.com

Busca más historias de miedo

Búsqueda personalizada

miércoles, 24 de marzo de 2010

El Diablo en el espejo

Estabamos todos tomando unas copas en un bar de mi ciudad. Estabamos de risas y bebiendo lo normal, cuando apareció un muchacho moreno, de unos 16 años, como nosotros. Alberto, uno de mis amigos que allí se encontraban, le saludó, puesto que eran amigos. Se sentó con nosotros y hablamos durante unas horas.

Al cabo de unas, más o menos, 3 horas, el tema de conversación pasó a ser historias de miedo, puesto que ya había anochecido y nos encontrabamos ahora en un botellón en un descampado. Nos contabamos historias terroríficas y acabamos realmente asustados. Entonces Safías, el chaval gótico amigo de Pablo, dijo que conocía una forma de ver al Diablo.

Le escuchamos con, la verdad, una atención de cuando te cuentan un chiste. El procedimiento que hay que seguir es el siguiente:(Textualmente)"En Nochebuena, justamente a las 12 de la noche, el Diablo hace la inspección en la Tierra, la única en el año, así que si queremos verle tiene que ser ese mismo día a esa misma hora. Vete al baño, puesto que es el lugar más propicio para realizar el evento, y cierra la puerta.

Enciende 12 velas, al poder ser negras, y situate enfrente del espejo. Cuando quede poco para que sean las 12, cierra los ojos y situate, como dije antes, enfrente del espejo. Mantenlos cerrados hasta que quede solo una campanada de las doce que debe sonar. En ese segundo verás al Diablo en el espejo"Todos nos lo tomamos a broma, pero David, otro amigo con el mayor valor que he visto nunca, dijo que lo haría sin problema.

Estabamos a 20 de Diciembre, así que en cuatro días lo haría, solo pedía que hubiese un testigo, y que sería en su casa. Ese testigo fui yo.24 de Diciembre, las 23:55. Todo preparado y nadie que nos moleste. Entró David solo, yo tengo mucho miedo a esas cosas. Se cerró la puerta y esperé sentado afuera. Las campanadas sonaron, y yo estaba al acecho de que algún ser estuviese espiando para darme un susto, pero no pasó nada. Suspiré, aliviado, y llamé a David.

No contestó. Atemorizado, abrí la puerta de un golpe, y encontré a David en el suelo, agarrandose el corazón. Y en el aire se olía el inconfundible rastro del azufre. Llamé a la ambulancia a toda prisa y como pude, y se lo llevaron al hospital.Le diagnosticaron un infarto al corazón a causa de un sobresalto, una crisis nerviosa.

Yo no pude dormir durante meses, hasta que fui tratado por un psicólogo. Cuando por fin David se recuperó, me dijo a mí sus primeras palabras:"Lo he visto . . . Tengo mucho miedo"Ahora ya he conseguido dormir, pero David no es ya el mismo. Recuperó algo de su vitalidad, pero aún se le nota muy apagado, triste. Dicen que es porque el infarto lo deja a uno mal. No fue eso: fue lo que vió en el espejo. Y estará así hasta que se muera.

viernes, 19 de marzo de 2010

Salió del más allá para destruirlos...

Narrado por Hellen Sánchez

¡Germán...Germán... gritó uno de los miembros de la congregación dame bálsamo y un crucifijo, hay algo que no debe pasar!¿Qué sucede? respondió mi esposo intrigado por la extraña presencia en la casa donde vivimos desde que nos casamos.

¡Se siente un alma errante!No fue necesario esperar mucho tiempo, flotando en la sala, la silueta ennegrecida de un monje o un ser con vestimentas amplias y oscuras recorrió algunos metros para desaparecer ante la vista incrédula de ambos hombres.

Por muchos años, nuestro hogar fue un templo espiritista, motivo más que suficiente para que algo de esa energía aún permanezca en los muros. Afortunadamente, los dos tenemos la aptitud de mirar lo que el resto de los humanos no puede; contamos con la capacidad de expulsar entes maléficos cuando quieren tomar posesión de un cuerpo humano o bien, servimos como receptores de seres de luz que necesitan comunicar algo a sus familiares terrenales.

¡Era un especie de monje!, me contó mientras cenábamos flotó por toda la sala y ¡desapareció!¿No pudiste enterarte de lo que quiere? pregunté extrañada.¡No!, me respondió suspirando, levantamos oración y bálsamo, espero que ya no vuelva a manifestarse.

Este tipo de fenómenos no son nuevos para nosotros, les hemos perdido el miedo a varios tipos de energías errantes por nuestra dimensión. Sin embargo, hay otras malvadas con el único fin de atormentar a los vivos.Cierta noche, terminamos de cenar para ir a la recámara para descansar.
Pero de manera intempestiva, el ambiente se enrareció; una fuerte presencia nuevamente se apoderó de la habitación.¡Virgen santísima!, dije en voz baja, ayuda a esta alma a descansar en paz, dale el perdón eterno para que se vaya al lugar donde pertenece.¿Sentiste lo mismo? preguntó Germán, quien comenzaba a tener fuerte escalofrío.- Claro, lo percibo - respondió mirando como su cuerpo temblaba.
Vamos a levantar oración ordenó con voz trémula y un tanto cortada. Elevamos plegarias para que ese ente, al parecer muy poderoso, nos dejara en paz; sin motivo aparente, mi perro, desesperado, comenzó a ladrar mientras rascaba la puerta principal. - Algo le pasa al perro dije- al momento que caminaba hacia el cerrojo para dejarlo pasar.- Recuerda, los animales son más sensibles a éstas manifestaciones - respondió hablando cada vez más lento. Apenas tuve enfrente al canino, se levantó en sus patas traseras para lamerme las manos. Nuevamente, nuestro entorno se mostró denso, húmedo, pesado, con un ligero olor a flores marchitas.¿Qué ves? exclamé al percatarme que nuestra mascota ladraba intensamente soltando mordidas a diestra y siniestra.
Por un momento, tenía la impresión de que el perro había localizado a su presa, gruñó acorralando a un enemigo invisible. Esa manifestación fue más poderosa y lo hizo aullar y correr al otro lado de la casa. Pensé que todo había terminado, volví a la recámara y vi que mi esposo dormía profundamente; tratando de olvidar todo, decidí encender la televisión y distraerme. A penas me acerqué al aparato, gracias al reflejo del monitor, me percaté que esa ser estaba recostado en uno de los sillones de la sala.- ¡Germán- llamé histérica a mi marido- ya regresó, está en la sala...! -Mi pareja estaba en trance; mantenía los ojos cerrados y se movía violentamente de un lado a otro.

Era señal inequívoca de que se trataba de un espíritu superior. No sólo era un alma empeñada en provocarnos miedo sino que también tenía propósitos malignos.
Tomando bálsamo y una cruz, decidí enfrentarlo y saber de una vez por todas de quién se trataba.- ¿Qué quieres en mi casa?- pregunté de manera violenta. Volteó de forma paulatina, emitiendo temibles sonidos que parecían una risa hueca y misteriosa, como si se burlara de mí.

Al tenerla enfrente, el aliento me abandonó y las piernas se quedaron paralizadas: era la cara de una calavera, en algunas partes del cráneo aún había pedazos de carne viscosa y putrefacta. Movió la quijada rápidamente, parecía soltar una carcajada pero no emitió sonido alguno; se levantó del sofá y dejó al descubierto los huesos de los brazos envueltos en jirones de tela sucia y carcomida. No tuve otra opción más que orar; mi perro saltó sobre ese ser de ultratumba, que poco a poco avanzaba hacia mí. Yo aún permanecía estática de la impresión.
El espíritu se esfumó dejando una nube negra de penetrante olor a azufre. Al otro día, nuestra mascota comenzó con fuertes convulsiones y ataques hasta morir en medio de dolores y agudos quejidos. En la congregación me comentaron que esa alma venía por mí o por mi esposo; mi fiel perro decidió tomar nuestro lugar para ir al viaje sin retorno.

sábado, 27 de febrero de 2010

Historias de Fantasmas

¿Has sentido alguna vez que no estás solo en la habitación?, quizá también has sentido un escalofrío en tu cuerpo sin saber el porque o simplemente has escuchado tu nombre susurrado al oido y por supuesto allí no había nadie.¿Te ha ocurrido alguna vez?.

Según las creencias, un fantasma es una aparición no material o esencia de un organismo por lo general de un ser humano. Con mayor frecuencia, se atribuye el término fantasma a la aparición de un difunto, cuya aparente solidez oscila entre la mera masa brumosa y la perfecta réplica de la persona, aunque también puede referirse al de una persona aún viva.
En muchas culturas se ha creído desde antaño que el alma sale del cuerpo en momentos de inconsciencia, por ejemplo durante el sueño o que el espiritu merodea junto al cuerpo del difunto.

Para que este fenómeno pueda ser observado hace falta que se den unas condiciones muy especiales.
De todas formas si eres una persona que tienes la inquietud de presenciar este fenómeno, deberías estar provisto de equipo tal, como una cámara de fotos con carretes altamente sensibles, infrarrojos y visores nocturnos para poder plasmar el momento de la materializacion.

Realmente las apariciones casi siempre han sido plasmadas en fotografías y cintas de video de manera casual. Tambien tenemos que barajar la posibilidad de ser testigo de una materialización mediante sesiones de espiritismo con ayuda siempre de un medium fiable y profesional.

Son muchas las historias que cuentan encuentros inesperados con fantasmas, encuentros que cambiaron la vida de quienes las protagonizaron, quienes los han visto no han podido olvidarlo nunca.

miércoles, 6 de enero de 2010

Carta de un Suicidio

Si estás leyendo esto significará que ya no existo.Hoy, día 29 de noviembre de 2009, Domingo, a las 3:00 horas, he decidido por voluntad propia y sin ninguna clase de coacción externa, poner fín a mi vida, y lo hago siendo plenamente consciente de que lo que me espera al otro lado no es sino el vacío más absoluto, la nada, la no existencia.

La sola idea hace que mi pulso se acelere y la sangre se me congele en el pecho. Ni siquiera en estos momentos soy capaz de levantar la mirada ante semejante visión y no estremecerme de terror, pero la idea de permancer un minuto más en este mundo es aún peor. Un mundo salvaje, egoísta y cruel, y lo que es aún peor, hipócrita, un mundo del que reniego y al que no quiero pertenecer. No, ya no.


Fui un iluso durante todos estos años al pensar que exitiría un papel para mi en esta pantomima, en este esperpento ridículo de sociedad, que finalmente encontraría mi lugar en el mundo, que lograría alzarme victorioso y alcanzar la meta para la que nací y para la que he estado preparandome durante toda mi miserable existencia. ¡Mierda!Abrí mi corazón de par en par, dejé que cogieran todo cuanto quisieran hasta que me dejaron sin nada.


He dedicado mi vida por entero a los demás sin preocuparme por mi propia felicidad, he dado todo lo que tenía y más, pero a cambio sólamente he recibido incomprensión, desprecio y la más absoluta y dolorosa ignorancia. El amor y la amistad son dos caminos vedados para mí, y mis ojos se inundan de lágrimas cada vez que pienso que me iré sin haber conocido a una sola persona con la que compartir todo lo que llevo dentro de mí ser. ¡Oh, malditos que me pisoteáis sin piedad!¡ Si pudiérais ver en mi interior!Ya es demasiado tarde para la autocompasión, no puedo abandonar este mundo con mi corazón cargado de rencor y frustración.


Mis últimas palabras han de ser de amor y agradecimiento, agradecimiento a mis padres que me dieron la vida y la esperanza de un mundo mejor y que desgraciadamente ya no están aquí.


A ellos debo todo lo que he sido. Amor, a pesar de todo, hacia este mundo que seguirá girando impasible cuando todos hayamos desaparecido y en el que a fín de cuentas no siempre fui desgraciado.He hecho todo lo que estaba en mi mano pero las cosas no han salido bien, soy débil y no he tenido el coraje necesario para seguir adelante, ya es tarde, las fuerzas me abandonan, la vida se me escapa. Me voy de este mundo y me voy solo.

Adiós.

miércoles, 30 de diciembre de 2009

Un fantasma en la carretera

Hace un par de años mi abuela me conto la historia de un camionero que transportaba comida de un pueblo a otro. Una noche de lluvia fría era como las 11 de la noche y él iba por la carretera oscura y vio una joven que estaba bajo el manto de la noche solitaria, él impresionado por su belleza le pidió que se subiera para el llevarla a su casa….mientras iban de camino empezaron a conversar ella le dio su dirección y su teléfono y él tan amable le prestó su abrigo para que se secara y no tuviera frio….cuando él la dejo en su casa siguió con su trabajo.

Unos días después el se acordó de que ella se había quedado con su abrigo y de repente el la llamo diciéndole que lo iba a buscar, María como se llama la joven le dijo que no había problema, cuando el llego a su casa encontró muchas personas vestidas de negro y llorando y como estaba despiadado se le acerco hacia una anciana y le pregunto que donde estaba María y la anciana le contesto:-acaso te quieres burlar de nosotros, es que no sabes que María cumple 3 años de muerta justamente hoy???

El quedo pálido y sin aliento no lo podría creer si hacia unas noches el la llevo hacia su casa. Él le pidió que lo llevara hacia la tumba de María y cuando se dirigieron hacia la tumba el logro ver su abrigo con una nota que decía:-Gracias- Att. María.

viernes, 25 de diciembre de 2009

Muerta por equivocación

Era sábado y Sandra quería ir a la fiesta con sus amigos. Su Madre se opuso a que Sandra Saliera a esa Fiesta y le negó la salida con sus amigos. Sandra decepcionada por no poder ir a la Fiesta por caprichos de su madre, se recostó en su cama a llorar desconsolada y se quedo en estado de catalepsia.

Toda su familia y Amigos, pensaron que Sandra estaba muerta, transcurrieron las 24 horas que se necesitan para poder enterrar a la persona fallecida.
Sandra fue enterrada y 5 horas más tarde, se escucharon los gritos desgarradores de una mujer en el cementerio, era Sandra que estaba enterrada y revivió pero ya no se pudo hacer nada.
Ahora en día Sandra aparece y hace una visita a donde fue su casa, muchas personas la han visto, los últimos en verla fueron unos muchachos que entraron a un patio solitario que queda frente al cementerio a bajar cocos de un árbol.


Cuentan que ellos solo vieron que iba saliendo una mujer del Cementerio y salieron a la carrera a esconderse…cuando paso cerca de ellos…. la mujer caminaba en el aire y la cara desgarrada como comida por los gusanos.
Muchos tuvieron que cambiarse de domicilio por el impacto que le causo este acontecimiento.
Hoy en día Sandra sigue visitando su casa como siempre.

jueves, 15 de enero de 2009

Una sombra en medio de la oscuridad

En una noche sentados en la oscuridad, alejados de todo. Todos hablábamos, reíamos, bebíamos y todas esas cosas que haces con los amigos. Cuando mejor lo pasábamos, Carol, mi mejor amiga empezó a llorar mientras gritaba que en el fondo en la oscuridad había alguien que vestía de negro y estaba tan pálido que parecía un muerto.

Comenzamos a reírnos y le dijimos que dejara de beber. Ella insistió. Dos de los chicos que estaban con nosotros se ofrecieron a acompañarla hasta el sitio para que se convenciera de que allí no había nada ni nadie. Al final fuimos todos. Miramos por todas partes y, como habíamos pensado, no había nada; mejor dicho, nadie.

Carolina se calmó, volvimos a crear el ambiente que teníamos cuando ví algo: era ese hombre, de negro. Me entró tal miedo que comencé a gritar. Los chicos pusieron cara de asustados y nos empezaron a decir que la broma había estado muy bien pero que paráramos, que se estaba haciendo pesada. Nosotros no dejábamos de decir que aquello no era una broma, que habíamos visto a aquel hombre o lo quefuese.

Después de un rato decidimos quedarnos allí un poco mas, pero esta vez cambiamos los sitios. Cuando más a gusto estábamos, uno de los chicos, Juan, le dijo a otro que mirase al fondo. Este se levanto y dijo gritando¡¡¡¡CORRAN!!!! No tuve tiempo a girarme y mirar, pero se lo que vieron.¡¡¡SI!!! Se que habíamos bebido, y también se que cuando se bebe se puede llegar a ver cosas que en realidad no están pasando pero en este caso lo vimos cuatro personas. No volvimos a aquel sitio nunca mas. Pero hemos escuchado que ciertos grupos de jóvenes que han estado en ese sitio han tenido la misma experiencia que nosotros.

lunes, 12 de enero de 2009

El fantasma de la ouija

Dos amigas que desde que tenían sólo nueve años jugaban con el tablero de la oui-ja. Cuando relató esta historia, tenía tan sólo 13 años, y el hecho había ocurrido hacía apenas unas semanas. Yo os relataré su historia... ojalá la protagonista lea esta historia y nos pueda dar más detalles.

Las dos adolescentes entraron en una casa abandonada con el fin de invocar a algún espíritu, pero en esta ocasión, al contrario que las veces anteriores, en vez de venir un espíritu benigno, vino uno maligno. Aquel espíritu, mediante el tablero, les ordenó que hiciera lo que él les ordenaba o las mataría. Le preguntaron alucinadas qué quería. "Mataos mutuamente" fue su contestación. No dudaron en decirle que se fuera, pero el vaso se movía enérgico una y otra vez hacia el NO del tablero. Tras varias negativas rotundas, el vaso paró en seco y ellas se miraron preguntándose qué estaba ocurriendo. Entonces ocurrió.

Al final de la escalera de aquella casa abandonada había un fantasma. Llegaron incluso a hacerle una fotografía. En aquel mismo momento escucharon un crujido y al girarse vieron que el vaso de cristal se había roto. Al mismo tiempo el fantasma desaparecía.

miércoles, 21 de mayo de 2008

El bebé satánico

Era una niña que se le murió el papá, ella amaba demasiado a su padre, su pérdida le dolió y resentida de la vida y el destino conoció a un joven satánico ella lo sabia pero no le puso cuidado, pasaron los días normal como novios, hasta que un día el novio le dijo que como él era satánico ella también lo tendría que ser, ella dijo que bueno, que ella lo hacia pero él le dijo que primero debería pasar por 4 pruebas y acepto la chica, ella dijo que fuera a un cuarto para que las cumpliera, al día siguiente ella fue, él le dijo que su primera prueba era que robara algo.
Al día siguiente se trajo las joyas de su mamá, bueno le dijo su novio ella que cumplió la primera prueba debería de cumplir la 2, que era matar o lastimar a alguien, y que él le daba un cuchillo. Ella vería lo que hacia , entonces cuando su hermano estaba durmiendo ella le enterró el cuchillo, llego al día siguiente y él le dijo que como ella cumplió la 2 ahora era la 3, la 3 era que debía dejarse tocar de el jefe de él, ella le rogó que no pero él le dijo que ella había aceptado y no podía retroceder entonces ella lo tuvo que hacer, él le dijo que como ella cumplió la 3 ahora debe de cumplir la 4 que era dejarse tocar por todos los amigos de él que eran 13 ella le suplico que no, pero el le dijo que ella no podía retroceder entonces ella lo hizo.

Unos días después de todo cuando ella iba al colegio ella siempre iba con ropa deportiva, a las pocas semanas su barriga fue creciendo, era indudable que estaba embarazada, los meses pasaron y a la hora de dar a luz, de su sexo, salía unos rayos de luz que quemaron las manos de la partera, salió el bebé era un niño de piel blanca su cabeza era calva, sus brazos y cuerpo normal, a excepción de sus piernas, eran dos piernas con forma de cabras, sus ojos eran de color blanco que parecía hipnotizar a a quién lo viera.

lunes, 28 de abril de 2008

La mascota del Diablo

En una fábrica en un barrio muy precario en una ciudad antigua y colonial del Ecuador, en la cual suceden muchos hechos extraños.Detrás de la fábrica hay un descampado y muchas veces por la noche se suelen ver duendes o nenes que corren y desaparecen, y lo más tenebroso de todo viene ahora...

Esta fábrica reporta un desaparecido por año, especialmente entre los serenos que la vigilan. Por la noche, cuando el sereno cuida la fábrica, suele escuchar silbidos y hasta respiraciones cerca.

Una vez corrió el rumor de que uno de los empleados por la noche mientras vigilaba el lugar al sentir un gruñido se asomó por la ventana y vio un perro gigante, así como un caballo, y que no se va a olvidar nunca de los ojos rojos de este.Dicen que el dueño hizo un pacto con el diablo y desde ahí nunca más le robaron, pero a cambio él debe entregar un alma por año, o sea la de un empleado.

Este perro es supuestamente una bestia enviada por el mismo Satanás para evitar los siniestros, dado que es un barrio extremadamente peligroso. Se dice que aún a la media noche se puede escuchar los ladridos de este perro guardían, y quién se atreve a espiar por dentro de esta fábrica podrá ver los ojos rojos de este animal.

viernes, 25 de abril de 2008

Después de los 4 puentes

Una chica tenía dos abuelos a los que adoraba, pero ahora ellos ya están muertos. Y sobre ellos es la historia que les vamos a contar. Cierto día el abuelo falleció y la abuela quedó como alma en pena vagando por la casa que habían compartido tantos años en amor y armonía.
Ella tenía familia por supuesto, pero no era lo mismo. La abuela tenía mucha confianza en Carolina, tanta que terminó confesándole algo que le ocurría: soñaba con su marido muerto. "Hay cuatro puentes, y al final de los puentes está él, alargando la mano para que vaya con él". Pasaron los días y los meses, y una noche fue Carolina la que tuvo un sueño extraño: Era pequeña y entraba a un ascensor con su abuela. Iban cogidas de la mano y el elevador ascendía pisos y pisos.
Una especie de viaje sin retorno puesto que el ascensor no era familiar para Carolina. No sabía cuántos pisos habían ascendido cuando, de pronto, el ascensor se paró y se abrieron las puertas. La abuela soltó la mano de Carolina y salió. Ella trató de avanzar pero su abuela le dijo: "No, tú no vienes conmigo". La abuela le sonrió en su sueño y aquí terminó todo.
Cuando Carolina se despertó por la mañana su abuela había fallecido la misma noche. En el sueño se había despedido de ella. Si me preguntan que tiene que ver con los cuatro puentes?. Cada puente es un mes. La abuela falleció cuatro meses después que su marido, o sea, cuatro puentes después... y recuerden que ya se mencionó al final de los cuatro puentes, su fallecido marido le tendía la mano para llevarse consigo a ella.

lunes, 14 de abril de 2008

El juego de la Ouija

Es una historia en que dos chicas en sus travesuras de niñas cuando apenas tenían sólo nueve años jugaban con el tablero de la oui-ja. Cuando contó esta historia, tenía tan sólo 13 años, y el hecho había ocurrido hacía apenas unas semanas.
Esta ocasión yo seré quien les cuente la historia... Las dos adolescentes entraron en una casa abandonada con el fin de invocar a algún espíritu, pero en esta ocasión, al contrario que las veces anteriores, en vez de venir un espíritu benigno, vino uno maligno. Aquel espíritu, mediante el tablero, les ordenó que hiciera lo que él les ordenaba o las mataría.
Le preguntaron alucinadas qué quería. "Mataos mutuamente" fue su contestación. No dudaron en decirle que se fuera, pero el vaso se movía enérgico una y otra vez hacia el NO del tablero. Tras varias negativas rotundas, el vaso paró en seco y ellas se miraron preguntándose qué estaba ocurriendo. Entonces ocurrió.

Que al final de la escalera de aquella casa abandonada había un fantasma. Llegaron incluso a hacerle una fotografía. En aquel mismo momento escucharon un crujido y al girarse vieron que el vaso de cristal se había roto. Al mismo tiempo el fantasma desaparecía.

martes, 8 de abril de 2008

Las manos de un muerto

En una noche de travesuras entre jóvenes se habían reunido para hacer espiritismo y habían adecuado la habitación para que todo fuera más lúgubre y oscuro el lugar. Les quedó bien, iluminados tan sólo por las velas, los amigos se dispusieron a practicar la ouija y durante un rato se estuvieron divirtiendo.
De repente cuando ya en el acto de la ouija alguien les contestaba, aquello estaba animado. Entonces uno de los chicos comenzó a hacer cosas raras y todos dirigieron sus miradas hacia él. El muchacho que me contó la historia alzó su rostro y vió algo más... algo que los demás no pudieron ver. Dos fuertes manos aprisionaban la garganta del chico y apretaban, apretaban. La víctima abría la boca y buscaba aire pero nadie supo cómo ayudarle, tenían mucho miedo.
El chico que observaba miró hacia arriba y vió al dueño de esas manos. Tras la víctima, estaba su propio padre muerto años atrás. El fantasma del padre que asesinaba al hijo más allá de la realidad... en forma de espíritu estrangulaba un cuello que los otros chicos veían desnudo, sin esas manos apretando y apretando... Al final ocurrió lo impensable.
La víctima se soltó de las manos y corrió en dirección a la ventana para lanzarse al vacío. Los amigos actuaron rápido esta vez y consiguieron cogerlo de las piernas salvándole la vida. No sé qué habrá sido de aquel joven. Pero sé que aún aquellos amigos siguen haciendo aquella práctica de buscar respuestas desde el más allá.

viernes, 4 de abril de 2008

Golpes del más allá

Muchas veces las historias de terror suelen suceder a las personas menos indicadas y es ésta que le sucedió a la madre de una amiga que emigró a un país europeo para buscar mejor vida, teniendo que alquilarse una casa con su esposo que apenas tenía comodidades. Pero lo curioso es que tenían visitantes misteriosos.
Al principio sólo eran sonidos, rasguños en la almohada que mantenía abrazada mientras trataba de descansar después de tantas horas de trabajo. Le asustó, cierto, pero mantuvo la calma y pensó que era su propio agotamiento el que la hacía tener alucinaciones auditivas. Aquellos rasguños en la cama no son tan inhabituales ¿no?. Muchos los hemos oído. Son visitantes que quieren comunicarnos que "están ahí también, que no estamos solos". La joven vivió con esa extraña experiencia unos días y terminó por acostumbrarse, pero una noche ocurrió algo terrible.
Estaba tumbada en la cama, descansando, su marido estaba afeitándose en el cuarto de baño, y de pronto unas lucecitas de un tamaño algo mayor que el de las canicas, blancas azuladas y brillantes, comenzaron a salir de debajo de la cama. Subieron, ascendieron hasta ponerse encima de ella, y bailaron. La chica las miró estupefacta, tragó saliva y respiró profundamente. ¿Qué era aquello? ¿De dónde salían? ¿Qué las producía? Y entonces las luces comenzaron a bailar con movimientos más bruscos, y una poderosa fuerza salió de ellas.
La chica notó esa fuerza en golpes de mano y patadas invisibles que la golpeaban y estampaban contra las paredes... Gritó. Cuando su esposo iba a salir la puerta del cuarto de baño se cerró de golpe. La joven emigrante sufrió una paliza que la dejó destrozada, y no pudo hacer una denuncia, porque en qué comisaría de policía iban a escuchar semejante historia sin echarse a reir.
No volvió a ocurrirle porque volvió a su país natal entre lágrimas y terrores. Durante años jamás contó la historia, y cuando lo hizo, fue para contárselo a su hija -mi confidente-, quien me confesó que su madre no podía hablar del tema sin echarse a llorar y a temblar. No es para menos. Su hija también lloró al contármelo.